lunes, 24 de agosto de 2009

El azul de tus sandalias.

Milano.

Viajar no significa ver museos y bostezar delante de un guía turístico.
Una ciudad se ve tirada en el cesped, con la dulce tranquilidad de quien no tiene mayor ocupación que ver a la gente pasar, ni mayor preocupación que la de disfrutar del instante que está viviendo.

Esos son los segundos más eternos.
Y por eso me enamoro de las fotos que los captan.



Hoy me declaro fanática del mundo analógico, y del azul de tus sandalias.



milándosmilnueve.jpg


1 comentario:

laquenoqueríaserdenadie dijo...

Mme lomografía cada vez usté echa fotos más bonitas.
Muamuamua