viernes, 20 de marzo de 2009

Cero tres

proceso cruzado (3)

Es inevitable el que algunas veces nos desorientemos y nos asustemos, dándonos cuenta de que estamos en el camino y en camino.
Esas veces solemos gritar, o llorar, o enmudecer, sin más.
Nos perdemos de tal manera que queremos abandonar el camino, o pararnos en seco y hacer una sentada, o echar a correr en sentido contrario.

En mi caso son sólo paripés, simulacros y falsas alarmas.
Porque nunca lo abandono, y mi camino no tiene vallas.




Mme en camino*]



1 comentario:

blo, blo, blo dijo...

Ya estaba poniendo falta a su felicitacion Mme. Parapluff. Confío en poder haberla conocido para antes de los 19. Por lo pronto, intentare que su camino sea mucho mas ameno y no tan doloroso...